EXPERIENCIA DEL RETIRO
DE MARZO DE 2008

 
La experiencia tántrica profunda no se limita al propio acto de su práctica, se hace presente en aquellos momentos del día en los que necesitas ir un paso más allá de la cotidianeidad, de los modelos y los condicionamientos, del terreno conquistado por el ego. En esas situaciones en las que se requiere dar una respuesta se manifiesta en forma de inspiración, en las relaciones con otras personas se transforma en la palabra adecuada, en el silencio certero, en el gesto preciso. No necesitas invocarla, esa energía está, porque en realidad cuando hacemos de nuestra vida diaria “una gompa de meditación” todo fluye por la mano maestra de la Consciencia. Cuando nos vaciamos de lo que no somos, nuestra esencia aflora renovada y renovadora, fresca y eficaz en cada momento.

Pero, recientemente, he descubierto que todavía la manifestación de la energía tántrica puede ser más que inspiración, que puede vivirse con toda su intensidad fuera del acto sexual tántrico. En el último retiro de meditación de KSL estaba centrada en el chakra de la parte superior y posterior de la cabeza como soporte meditativo, sintiendo la energía y su expresión en él. Al mismo tiempo sentía todo mi cuerpo lleno de energía, muy vivo en su quietud; me sentía fuerte y lúcida, en absoluta paz. En un instante mi chakra secreto empezó a activarse, primero fue un leve cosquilleo, al instante siguiente calor, mucho calor y una sensación de expansión más allá de las formas físicas. Simultáneamente mi cabeza se iba activando más y más, y en un instante ambos chakras estaban interactuando, sentía el paso de la energía de arriba abajo y de abajo arriba; subía y bajaba, pero cada instante era energía nueva, generada o renovada segundo a segundo; y en la observación del movimiento energético sentía la renovación como un hecho muy real, actualización en el aquí-ahora. Me sorprendí, pero lejos de desestabilizarme, me llenó de ese gozo inexplicable que da sentido a todo, que te conecta con tu esencia más pura y te hace uno con todo lo creado, que disuelve las dualidades, que transmuta el cuerpo emocional…

Esta manifestación espontánea me permite comprender cuál es mi esencia, que puedo vivirla en cualquier momento por gracia de la Consciencia y el aquietamiento de la mente, viviendo el aquí y ahora, fluyendo en cada instante.