MEDITACIÓN AQUÍ-AHORA

 
La vivencia de plena Presencia en el Ahora no puede transmitirla  ninguna técnica meditativa.
Ahora bien, las técnicas meditativas pueden funcionar de manera eficaz al crear unas condiciones preparatorias para que cada persona, que las practique correctamente, esté en condiciones de poder reconocer el Aquí-Ahora.
Toda persona con mente abierta puede vivir la simplicidad de la Presencia. El fluir permanentemente en su magia lúcida, sutil, es vivir una espiritualidad altamente purificadora. Simplifica totalmente la atención vigilante de la mente en los contenidos físicos y mentales.
De este modo no volveremos a repetir mecánicamente los mismos movimientos inconscientes egoicos.
¿Qué es lo real en nuestra vida meditativa?
Para verlo, la mejor comprensión nos viene del abrir la mente al AHORA que se está manifestando a través de las cosas más simples.
Dejando a un lado los patrones de engancharnos a pensamientos del pasado, sin ideas prefabricadas, sueltos, sin conceptos, viviremos la atención plena a cualquier fenómeno que vaya presentándose en cada instante. El adiestramiento en soltar es lo que nos permite vivirnos libres sin apegos de ningún tipo.
Si en el vivir cotidiano se da en nosotros una comprensión plena de instante a instante, nuestra mente permanecerá siempre muy clara.
El acumular más y más conocimientos teóricos es una atadura; pero tener una comprensión de la verdad que se expresa ahora es básico para vivir este instante. No hay mucho más que entender para estar pleno ahora. Cualquier situación la viviremos con paz.
Si nuestra actitud es intentar comprender la situación que se presenta mediante la observación directa silenciosa, el problema asociado a cada situación nos dará la respuesta adecuada. Es decir, que cada problema llega con su propia respuesta.
El despertar, la liberación, es para todos si sabemos cómo vivir la vida en la comprensión completa aquí y ahora.
¿Cómo se da esta comprensión?
Únicamente  en la atención plena en cada instante. No existe otro modo, ni conocimientos teóricos que nos la puedan proporcionar.
Si logramos mantener una consciencia permanente en todas las actividades, ya sean del cuerpo físico o de la mente, seremos capaces de ver la verdad interna y externa.
Aquí y ahora es un presente total y único, irrepetible como la vida misma. La comprensión completa del aquí y ahora nace en nosotros por la acción de la Sabiduría de la mente profunda.
La atención lúcida en el Ahora la gustamos mediante la práctica. Es el modo más fácil de comprender la claridad mental en la meditación.
No necesitamos buscar la Verdad en otro lugar que no sea en nosotros mismos. Pero sin conectar la meditación con la vida no podremos hacerlo.
Si estamos lúcidos, podremos vivir la vida con un dinamismo siempre renovado. De manera total, solamente será posible  si nos reconocemos en nuestra identidad profunda. Sólo así es como podremos ser conscientes de todas las cosas, tanto dentro como fuera de nosotros. En definitiva, es cuando se da el conocimiento directo real, puesto que la consciencia disuelve toda nuestra ignorancia.
Los pensamientos se presentan con recuerdos, imágenes del pasado o también proyectando, o especulando sobre el futuro. El presente está entre ambos. Es la zona intermedia que no sueña en lo que ya pasó, en lo viejo, ni sueña especulando el futuro. En la zona de no sueños, no hay pensamientos, no hay problemas.
Viviendo el presente con consciencia plena, esto es con atención lúcida, es cuando se manifiesta en nosotros la comprensión pura de la Sabiduría de la mente profunda. La inteligencia directa de la vida en cada Aquí-Ahora.
Desde la Sabiduría tenemos la capacidad de ver:
         -lo verdadero como verdadero.
         -lo falso como falso.
La Sabiduría no tiene ninguna conexión con el intelecto, y muy al contrario de la creencia generalizada al respecto, no consiste en tener muchos conocimientos teóricos.
La realidad es de un orden diferente. La Sabiduría se expresa cuando el intelecto se silencia en el no pensamiento.
Sabia no es la persona que ha leído mucho, sino la que vive conectada con la vida desde su realidad profunda.
Espiración abdominal, espacio abierto...
Entre espiración e inspiración hay un espacio abierto a la mente consciente.
También entre pensamiento y pensamiento hay un espacio. Puedo observar relajadamente este espacio... Descubriré que todo espacio es CONSCIENCIA.
Si no me dejo atrapar por ideas, por la imaginación del pasado, en éste y otros momentos de la vida diaria, seré libre para vivir este AHORA de la PRESENCIA – CONSCIENCIA.