Sobre la seducción
                  Compañera aliada del deseo

 

Desde que en el planeta Tierra, emergiese la Vida, con todas sus mágicas y variadas, multicolores formas. Gigantesco estallido de Luz. Juego Amoroso del Cosmos Despierto. Gran Ilusión, nacida toda ella, por la acción espontánea, de la Gozosa Vacuidad Luminosa.
Has estado presente, desde el principio de los Tiempos. Testigo Privilegiado, en el Devenir Planetario, moviendo a tu capricho, las cuerdas de los polichinelas Humanos.
Has jugado a ganar, con los Seres Vivientes y en el empeño sigues, sin dar tregua, no aflojas ni un instante,  a la fatiga... incansable.
Sabiendo de manera eficaz, adaptar tu envenenada y perversa melodía, a los cambios de escena y de los tiempos. ¡Cuán sagaz has sido siempre, de antemano, conociendo tu lugar, en el Oscuro Inconsciente del animal humano!
Polifacética actriz, ahora dramática más tarde cómica. Actor galán y enmascarado. Camaleón a todas horas y a destajo. Luces y sombras son tu necesario atrezzo. Se levanta el telón y Todo ya comienza.
De cada mente pensante, haces tu armario ropero, uniformes y pelucas, trajes... de fiestas sin fin, para cada ocasión. El arte del divertimento, nunca te guardó secretos.
Bailaste en grandes salones, con “las damas y señores del momento”. De las alcobas, las puertas, a tu paso se abrieron.
Basílicas, catedrales, ermitas y monasterios, también de tu huella conocieron. Bajaste hasta las cloacas, sin dejar de inspeccionar ningún trecho, Todo te interesaba.
Engañaste hábilmente, a Cervantes y a Quevedo, también a  Shakespeare y al travieso Molière, llegando así, hasta nuestros días...
Interpretas tu papel, de corrido y al revés si falta hiciese. Tantos siglos de ensayo entre las tablas, han hecho de tus manejos y de ti, una experta e hipnótica serpiente, encantadora y mortal. Guardián y carcelera, a un mismo tiempo.
Puedes vestir de armiños o de harapos, entrar por aquí, dirigirte hacia allá y hasta sabes hacer...un mutis por el foro.
Te he visto en escena tantas veces, Tantas... y todavía al mínimo despiste, me sigues engañando y caigo, en tu cepo ilusorio, cual ratón enamorado, de su ración de queso.
Mas el paso del tiempo y sus continuos tropezones, hacen que el hartazgo, en mí se manifieste... y te vea, te intuya desde lejos, como la máscara que eres, Felicidad Supuesta... caramente pagada.
Tu eterno triunfo sobre mí, esclaviza mi vida, encadena mi alma, sofocando cualquier atisbo de Luz, en la alborada...
Pero ha llegado el día, la hora, la mañana, surgiendo de mi boca, la palabra, “Ya basta”.

En este breve acto, que en cada vida, nos toca interpretar, he logrado entrever, con la ayuda precisa y valiosa, del Maestro, que puedo mi papel modificar, cambiarlo por debajo, por arriba... y escribir uno nuevo, Pleno de Inspiración... de Vida.
Por eso, encarándome contigo, te digo  firmemente, que más pronto que tarde, en lucha encarnizada a muerte, tu cabeza de raíz será cortada...
y ofrecida, a la Consciencia, como entregado Preludio, directo al Despertar.