LA PUNTUALIDAD… DE LLEGAR TARDE
 

En el aeropuerto de Karma Santem Ling, el vuelo del Jumbo nuestro de cada día con rumbo al interior de la Mente Profunda de cada pasajero-meditante, tiene su hora de salida de lunes a viernes a las 20 horas y los sábados, domingos y festivos a las 19 horas.

Es muy conveniente recordar los horarios, porque nuestra actual sobre-saturada y frágil memoria, nos juega la mala pasada de hacernos olvidar con excesiva frecuencia de los mismos.

Con la misma diligencia que acudimos a una estación de autobuses, ferrocarril o aeropuerto, deberíamos de funcionar en todas aquellas cuestiones o situaciones en las que de alguna manera, nuestra inconsciente e involuntaria falta de atención sobre el discurrir del tiempo, pone  de manifiesto y muy al descubierto, todo un estilo de vida, un modelo de comportamiento hoy en día bastante frecuente, en el que solo tiene prioridad lo personal, lo demás, el resto, es algo como que está lejano y ajeno.

Tenemos que intentar en la medida de lo posible, valorar más desde el corazón todo aquello que nos rodea, con un sentimiento de especial comunión, de mayor cohesión, de Total Unidad.

Si Todos estamos interconectados, si nada escapa a la Consciencia, (como se enseña en el Dharma) no podemos simplemente desviar la mirada hacia otro lado, intentando el disimulo de aquí No Pasa Nada y sigo en  la inercia como siempre.

Lo relativo del tiempo, en este plano en que habitamos es importante. Cuarenta minutos diarios de Meditación Grupal, transcurren casi como un suspiro, como una exhalación y Toda esa Energía que se genera es un Precioso Tesoro, que si realmente queremos Despertar, no debemos desperdiciar ni un solo segundo.

Hay días que la ruidosa mente de superficie, juega con nosotros al gato y al ratón de manera constante y traviesa, mientras los minutos transcurren sin pausa. Si a esto le añadimos el ingrediente de la puntualidad, le ponemos la guinda al pastel que nuestra mente pensante nos cocina con esmero cada día.

Podrá parecer algo exagerado lo que planteo, pero desde la óptica de un meditante más, debo desarrollar una especial sensibilidad hacia la persona/as que se sientan cada día conmigo en este viaje de acercamiento-contacto al Interior de la Mente Profunda, de la Mente Consciente, de la Consciencia.  



LO QUE… SOY

 

Este aliento de Amor que es la Vida… a la que maltratamos
Este cálido beso que riega cada célula habitada
Este ego soberbio que intenta subsistir agazapado entre las sombras
se apaga cuando la Orquesta Callada, conecta a mi corazón con  Sinfonías
Cordón umbilical del exterior al interior, invisible placenta
De la ruidosa mente de superficie al silencio sonoro de la Mente Consciente
Noche y luz en un instante. El Aquí-ahora me acompaña siempre.
Porque todo yo soy Cosmos, Espacio y Vacío de Ilimitado Contenido
Sin edades, sin tiempo, sin historia, porque Soy… lo que no tiene Tiempo