EXPERIENCIA DE UN EGO SUTILIZADO

 

Hace meses expresaba en un escrito titulado "simplicidad" cómo sentía que me había liberado de forma considerable, de un personaje que intentaba ser especial, para vivirme de una manera más ordinaria y lejos de sentirme imbuido en un estado de tristeza propiciado por la pérdida, me encontraba más ligero y con una mayor quietud interior.

  Siento la gran distancia de cuando vivía mi realidad egoica de manera totalmente inconsciente y mi situación actual en la que la toma de conciencia de esta dinámica interior ha provocado en cómo me vivo cambios significativos. Aun así, reside en mí una sensación de impotencia ante la percepción del gran poderío de la mente egoica.

  En este movimiento dual excluyente en el que o estoy sintonizado con la presencia o perdido en una mente inconsciente, este último gana por goleada. Esta sensación de tener un rival superior se refleja en mi escéptica pregunta. ¿Llegaré algún día a liberarme de esta mente egoica?

  En la toma de conciencia actual de mis contenidos mentales hay uno que destaca del resto con facilidad, mi práctica profesional. Tengo la sensación de que aquella actividad egoica que fue soltando la necesidad de tener que ser especial, de una manera más sutil ha ido recolocándose y enfocándose en el terreno laboral. Siendo sincero el intento de ser especial era un sinónimo de tener que ser alguien destacado y aunque hoy en día no son tan burdas mis dinámicas egoicas me encuentro atrapado en una inercia orientada a perseguir ser más que los demás.

  A pesar de tener el privilegio de contar con una actividad profesional que da un importante sentido a mi existencia, en la cual disfruto, soy competente y además dispongo de una situación económica que cubre ampliamente mis necesidades. En mi interior no existe un congruente sentimiento de tranquilidad ante el devenir y de manera sibilina me encuentro sumergido en un estado de alerta, que es fruto de una mente egoica que siente una sutil amenaza del entorno, que no es más que consecuencia de las proyecciones de querer ser más que los demás y percibe a sus semejantes como contrincantes en esa competición.

  Incluso cuando se dan situaciones favorables donde las proyecciones han sido realizadas, escasamente siento una sensación de quietud, de dicha, suele ser más una euforia carente de paz interior y si ésta pudiera expresarse con palabras diría: "No te puedes abandonar, pues la contienda sigue y hoy estás arriba y nadie ni nada, te garantiza que te vas a mantener en esa posición". Es una sensación de tener que ser alguien diferente del resto, destacado, importante..., que crea el abismo con mis semejantes, reforzando el entramado egoico.

  Aunque también puedo expresar que en contadas ocasiones me he encontrado colaborando, siendo generoso con personas que podía considerar como competencia y sin pretender nada a cambio, primar sus necesidades y aunque la sombra del ego planeaba como si hubiera realizado un movimiento contrario a mis propios intereses, si me mantenía conectado con el corazón, sentía como se creaba un puente que me unía a mi "contrincante", donde mis sensaciones corporales hablaban en términos de distensión expansiva, invadiéndome una mayor dicha y paz interior.

  Esta vivencia del vacuo amor, con ausencia de egocentrismo, presiento que es la veta por la cual tengo que transitar, porque cuando me quedo vacío de egoísmo, percibo que me lleno de un  gozo espontáneo, que es expresión del amor incondicional hacia mis semejantes.

  Es a la luz de la Presencia donde el melodrama protagonizado por mi mezquino ego y su compensado personaje de "generoso, afable, tranquilo, solidario...," puedan ser desvelados y transformados. Pido a la Consciencia que de manera generalizada, nuestra experiencia en el planeta pueda ser expresión del gran Amor e Inteligencia superior que somos en esencia.

  A pesar de la escasa facilidad que sentía para plasmar y compartir mis vivencias por escrito, el realizarlo, está siendo una gran herramienta para desarrollar este medio de expresión, que me ayuda a  mejorar la comprensión sobre mi proceso.