La unidad de los opuestos

El par de opuestos se está expresando al mismo tiempo. En la Mente profunda, la Consciencia, el polo positivo, transformando sin parar todo lo que estaba oculto, lo impuro, lo negro, las tinieblas.

A la par, en la mente superficial, el inconsciente ego queriendo tomar el mando. Se siente dolorido en esta situación y trata por todos los medios  de colocarse en primer plano. Manifiesta pesimismo, desolación, tristeza, desamparo.

En medio de todo ello, en mí hay una dimensión que sabe y reconoce la ilusión de los montajes egoicos, por estar sintonizado  con mi Ser Real, que me permite ver las cosas de mi existencia humana tal cual son.

Por lo tanto, me doy cuenta de que esta expresión actual egoica es una oportunidad excelente para que la lucidez Consciente meditativa la disuelva. En los momentos de sufrimiento caótico me pregunto: ¿quién está sufriendo? percatándome de que solamente sufre el ego fantasmal, dado que no afecta a la plena felicidad de mi Identidad profunda Consciente o Gran Mente Consciente.

Para no dejarme llevar por el sufrimiento de la ilusión egoica comprendo que necesito permanecer en una mente presente, no solo en la meditación sentada sino en toda mi vida de acción y de relaciones con los demás, a fin de que la inconsciencia dual egoica no me atrape en su oscuridad sufriente.