ACABANDO CON LO ACUMULADO

 

En medio de una fiesta colectiva inconsciente.
Cuando las condiciones exteriores aparentaban no ser las más adecuadas, relajado. Abierto a la Consciencia.
Soltando todo apego e idea personal de todo tipo.
Enraizado en la Presencia.
Aceptando cada instante, el fluir de la vida como es.
Consintiendo que la presencia limpiase el aferramiento egoico.
Esa presencia natural provocó que floreciese algo nuevo:
La máquina de pensar se paró. Surgió sin buscarlo un primer atisbo de Vacuidad gozosa de la mente consciente. Todo era espacio despierto. La vivencia era real, simple, sencilla, natural. Desde ahí el ego es falso, complejo, ilusorio, ridículo. La inconsciencia era solo la sombra de la misma Consciencia. La mente superficial formaba una unidad con la mente consciente.
Al ver el final de lo acumulado, todas las células del cuerpo saltaron de gozosa alegría. Fue una fiesta de colorido consciente. La acumulación de fuerza inconsciente tocada por el rayo de la Sabiduría, hizo que todo este proceso fuera posible.
Gracias a la vida consciente.