PRIMERAS VIVENCIAS EN EL VACÍO

El mundo de las apariencias, el polo negativo de la vida, son el Vacío, forman parte de él, proceden y acaban en él, tienen su origen en la Creación Unitaria.

La Mente Consciente es Paz. Allí no hay luchas, ni competitividades.
Es una Paz vibrante, llena de Vida.

En La mente Profunda mora el Silencio. Un Silencio que abarca todos los sonidos.

El Vacío es Plenitud. Está repleto de Gozo, Alegría, sano entusiasmo de vivir en Totalidad.

La Unidad lo abarca todo. Incluye a todo y a todos. Las individualidades no desaparecen, se viven unitariamente.

En el Espacio no hay límites, fronteras, nada ni nadie te puede retener o aprisionar. Volar, expandirse, abarcar campos más amplios es lo natural.

La Consciencia es Libertad. Libre de normas, reglas, cadenas, miedos, temores, cortapisas.

La Luz lo abarca todo. Brillo luminoso que irradia la Existencia. Colorido que estalla en el Espacio.

La Claridad es connatural a la Esencia. Surge el sentido positivo de los acontecimientos. La realidad se ve como es. La confianza se establece.

Lo Uno es Pureza. Las vivencias son auténticas, genuinas, simples, sencillas, directas.

Un Océano amplio y profundo. Un mundo sutil que se percibe con los sentidos espirituales interiores.

La Vacuidad es Eterna. El tiempo es trascendido.

La Energía es incombustible. Se transforma.

El cuerpo es vacío como caña de bambú. Lleno de Luz, Energía. Libre de tensiones, relajado, sin cercos.

La Serenidad reina en la Esencia.

Lo Absoluto es permanente. Lo relativo es impermanente.

La Vacuidad Gozosa Luminosa pertenece a los Seres Victoriosos.