Confianza en la Sabiduría


El ser devoto de Dorje Chang
llega a vivir aspectos o dimensiones
de su ser profundo,
que la claridad de la lógica conceptual
jamás alcanzaría, ni siquiera rozaría.

 
Su cálida energía lleva a conectar con lo inefable,
despertando el ojo del espíritu
que ve las oscuras causas del semblante
del falaz ego por doquier emergente,
pretendiendo someter al espíritu
a sus efímeras ganancias exigentes.

  
Su ser reconoce el gozo verdadero
de una llama que descondiciona
de las ciegas esperanzas samsáricas.
Esta no esperanza nada tiene que ver
con la tristeza desesperada.
Forma parte esencial
de la espiritualidad vacuidad gozosa,
liberadora de toda referencia que no sea
la Compasión Imparcial hacia todos los seres.

  
La vocación bodhisattva se va desplegando,
instante a instante,
en un proceso individual
sin posibilidades de afirmarse el falso-yo,
en progresos o realizaciones espirituales
que no incluyan a todos los seres.

  
La devoción a Dorje Chang
se basa en la confianza del Aquí-Ahora.
Bien puede el ser descansar
en la espontánea relajación físico-mental,
dejando que sea la Sabiduría la que actúe
en la acción incesante de la Verdad
purificadora del samsara, que lleva,
al inevitable Gran Despertar de todos los seres.