Nuevo Ser Humano

 

El ser despierto, que salta la barrera del intelecto humano,
en su continuo girar en la ciega conceptualización
de la noche de la ignorancia,
trasciende el mental limitado a los fenómenos
del azaroso viaje terrenal.

Descubre que la única realidad existente por si misma,
es la Presencia, con su luz trascendente,
superadora de todas las limitaciones de los fenómenos,
manifestándose al instante en plenitud de Amor y Sabiduría por doquier en el Cosmos,
también en este espacio terrenal,
como mensajera de la bienaventuranza de la Consciencia en el Gozo.

La Presencia en el Aquí-Ahora
se expresa como salvadora de la humanidad
entre los seres humanos errantes y caídos en la ignorancia.
Transmite, y seguirá transmitiendo,
el eterno y universal Dharma,
con el esplendor de su cálida Sabiduría,
gracias a la manifestación de muchas formas humanas como Budas:
del pasado, presente y futuro.

El hombre, por ello, puede realizar la espiritualidad que libera del ego,
en una amplitud capaz de identificar su ser con el Ser-Absoluto.
En su esclarecida visión ve que detrás de todo fenómeno
permanece la eterna Presencia.

No hay mayor certeza que la de la mística para conocer la Verdad.
Un crecimiento de seres en la auténtica mística del Conocimiento Supremo,
preparará el acontecimiento del Gran Despertar de todos los seres,
a fin de culminar en el cuerpo físico
el Conocimiento, la Voluntad de la auténtica Felicidad:
El Nuevo Ser Humano Autotrascendido.