Paz Vibrante

 

Quedaron atrás
los tenues vislumbres
de estados de calma-reposo,
desde el brillo luminoso
de un horizonte de paz ilimitada
que abrió las puertas francas
de su humana vida limitada,
liberando al cautivo espíritu,
prisionero del falso yo,
para que desplegara
la grandeza de su mente consciente.

El ser sonrió
en hermosos y soleados bosques
de primavera espiritual,
al establecerse su mente
en la paz profunda,
duradera,
sintiendo en su inmenso corazón
el dinamismo del espacio mental completo
de la paz vibrante,
llena de vida,
que abre a la belleza Atemporal
de la luz del Presente instante,
en el cual, todo colma a la conciencia individual
y el yo-nosotros incluyente en el Todo,
bombea el amor sosegado
del latido mágico del corazón espiritual.