RECOBRÉ TU PIEL SUAVE


Recobré tu piel suave
el placer guardado
como traje ya usado
  para encontrarlo de nuevo
 bello, sedoso, alegre…

Era pasearse de nuevo
recorriendo los secretos lugares
 donde ocultabas la risa, el deleite,
 encontrar la juventud escondida
 en un cuerpo todavía hermoso
 que gozaba de compartir
 con el mío los retos del amor.
 
Buscamos, más allá del deseo
 más allá del placer
 el sueño de ser inmensamente uno
 subiendo, despertando, uniendo
 todos los secretos lugares
 donde el fuego que todo
 lo genera, da vida y mata.

En ese lugar, en ese gran lugar,
 nos fundiremos amado,
 para ser uno y ser,
 para todos, completos,
 libres de apego y deseo.