NADIE ACALLA LOS PASOS


Nadie acalla los pasos
 del sol radiante por el día,
 ni puede ocultar
 los colores infinitos de las flores,
 ni detener las olas
que derramen su bella blancura
 y su fuerza encrespada.
 Así nada podrá ocultar,
 detener, oscurecer, ignorar,
 evitar que brilles y expandas
 por todo lo que iluminas
 a tu paso, en lo  evidente,
 en lo oculto que transformas
sin que nadie sepamos cómo,
 en el néctar que derramas
 en este y otros mundos
que no vemos pero que existen

 Para tu  mirada tan profunda,
 tan poderosa que…
no parece humana
maestro, amigo
cuya presencia dinamiza
nutre nuestra vida
 y la lleva, sabiamente,
 a la gran trascendencia
 en la que vives, alegre, intensamente, intensa
 más allá de toda apariencia
 pero en medio de  ellas
 alegre, sabiamente
 amando, equilibrando
 haciendo que todo gire
 en armonía, en creatividad,
sólo respirando,
 sólo con tu mirada,
con tu gran luz.
 la luz que nadie
puede doblegar, ocultar, ignorar,
 porque es de la profunda cuna del todo,
donde te nutres,
 de donde eres Ser.