TRAS LA MÁSCARA DEL EGO

 

A ti que vienes
buscando en este poema
 una flor que llevarte a tu pena
 o una estela para llenar el vacío,
 ese del fondo, el que aparece
después de colmar el deseo,
después de obtener el reto anhelado.

Quizás, buscas la espuma luminosa
 de una sonrisa, de un gesto nuevo
que permita al pensamiento
 pensar más hondo, o más ligero.

 Te doy  un fragmento del espejo,
ese que creemos la realidad,
 en el que  me miro y veo
a alguien que llamo yo,
que se agita buscando
 lo que ya tiene, lo que ya es.

La misma imagen que la tuya,
de ser luminoso oculto,
en la máscara del ego.