POEMAS BREVES

  

El esplendor de Junio
brilla radiante e ignora
 la indiferencia e ignorancia
 del ser humano
que no le admira.

Canta el pájaro
 para que el día
 le arrulle en la brisa.

Las semillas vuelan flores,
 las flores vuelan semillas
que la muerte del otońo
convertirá en oscura luz,
silencio protéico.

Porque el camino
 te pone piedras y flores
sabes que no son él.

Vuela el pájaro
porque es su esencia.
Así  nosotros anhelamos
la transparencia última,
más allá, donde habita
el silencio amoroso.

El más exigente artista
no logra lo que la naturaleza,
con su inocencia produce,
el milagro de la vida y la muerte.

Como lluvia fría,
huellas del pasado,
 trampas aprendidas,
 reiteración de eslabones.
vienen y piden espacio.
ocultan el paisaje,
gota a gota
de sufrimiento y niebla.
Pero, alguien, más basto,
alguien que ve y sabe,
que  esto no es real,
que, aunque sientes y sufres,
estás dormido.