TANTAS VECES TANTAS


Tantas veces, tantas…
Distraída en los espejos,
 ilusorias puertas a caminos de nadie.

Brillantes luces, reclamos,
 señuelos de dichas y goces,
 llamadas de dulces sirenas,
que cantan en el ululante mar
“Ven,  entrégate, goza ,
dame tu vida y tu luz,
 duerme en este sueño
 de creerte real y dichosa”.

Pero su néctar pasajero,  leve
 no puede colmar la sed
 oceánica de verdad,
Ésta te llama a un hogar
 verdadero de dicha,
regalada, que huye
 porque no puede atesorarse
 en  un baúl tan pequeño,
lleno de apegos y engaños
 que es… tantas veces,
tantas… tu morada.