PUJA DE CHENREZY


Nuestras voces desgranan
las sílabas sagradas y sus ecos,
como entonces, recrean
 la esencia primordial de los seres y las cosas.

Encienden, así, una eclosión
 de luz amorosa en lo oscuro
 variada policromía del dolor vivo.

Nuestras voces suenan y multiplican
 en su despliegue, las vibraciones
de luz  multicolor; amarillo, verde,
rojo, azul, blanco…
Oculto a nuestros ojos materiales
 se expande el milagro de la efusión.

Nuestras voces humanas
 que despliegan sus latidos de amor
 que evoca la gran bendición
 que envuelve, sostiene y genera
el universo, en delicado equilibrio
 con las tinieblas tenebrosas oscuras,
hijas como la claridad pura
 del misterioso foco de la energía.