PIEDRAS ALARGADAS


Piedras alargadas,
agujas  y puñales hacia el cielo.
Materia viva
que un viento remoto
 consolidó en forma inerte,
hace muchos, muchos años.

Piedras redondeadas,
 lomos gigantes que callan
 bajo el sol ardiente
 o que se acunan contra el suelo frío
 de los tiempos, lentamente.

Así configurada vuestra luz,
dormida  en las recónditas
 entrañas duras,
 gime de impotencia,
 cuando las estrellas, sus hermanas,
                brillan en la libertad del cielo sereno.