COMO UNA TORMENTA

 
Como una  tormenta
 derrama su caudal
 sobre el paisaje sediento
 penetra, nutre, revive
 las flores secas, los pensamientos
reiterados,  siempre
en azul o en violeta.


Como una tormenta
 de luz a la que nada
 ni nadie pone cancelas,
indómita viene de lo
 primordial para brillar.


 Como una luz bailarina
 libre, loca, maravillosa
 a la que ningún castillo
 pone muros para  encerrarla,
 ningún libro compendiarla
porque  es de la  naturaleza
de lo genuino que forja,
en su danza,
 la materia de los mundos.