ALQUIMIA

 

La ostra no se lamenta
Ante la intromisión del grano de arena
Que irrita su delicado tejido
Y aunque el bienestar de su hogar se ha quebrado, 
Poco a  poco con paciencia
La va envolviendo en su manto
De amor nacarado
Hasta transformarla
En una maravillosa perla.