NO ESTÁS SOLO

 

 I

En las cenizas del placer
Brilla el ascua pura
De la renuncia liberadora
Que será fuego ardiente
Llama, luz más alta.


II

No estás solo
Cuando vuelves con la luz
Cegadora de la mañana;
Oscuro y turbio tras
Una noche de buscar el placer esquivo.

No estás solo
Cuando el camino
Se extienda infinito, lento,
Las fuerzas apagadas;
Peligros acechando sólo
Un caminar lento
Paso a paso, no puedes huir.

No estás solo
Entre la confusión y la huida
Cuando ningún placer calma,
Cuando ningún riesgo acalla
El anhelo de intensidad plena.

No estás solo, 
Ni música, ni paisajes
Ni color, ni belleza alguna
Sacian tu sed de infinito.

El cielo muere en el mar
Y este prolonga su hambre
De ilimitado color.

No estás solo, porque, 
Algo hermoso, profundo,
Impalpable que alguna vez sentiste
Evoca el vuelo de la luz perfecta,
Para que se pose en tu alma.
En la mía, en la de todos,
Como en una rama.
Cuando tú y yo acallemos
A nuestros invitados ruidosos
Y abramos las puertas de
Nuestro ser.
Limpia y silenciosa 
Morada para el más bello habitante,
El amor incondicional.