LA POMPA DE JABÓN

 
El nombre que nos nombra,
la casa en que habitamos,
la madre y los hermanos,
el cuerpo en el que somos,
la tierra que tocamos,
las lunas secuenciales,
el sol que nos calienta,
los dominios siderales,
las galaxias insondables,
sólo son
una enorme pompa de jabón.

Y como el mendigo
cree llevar todo lo que él es
en un atillo,
nosotros pretendemos ser
 esa quimera, ese delirio,
esa ofuscación.

Pero sólo un poquito más allá
de ese sueño,
existe un Espacio sin espacios,
el Silencio que nos nombra,
todos madre y todos hermanos,
otras tierras, otras lunas, otros soles
indiferenciados
de la esencia,
que es solamente
Consciencia.

Allí, tú y yo
no somos dos,
porque tú eres amable
y yo soy amor.