COSAS DE NIŅO


Un niņo chiquito lloraba
en mitad de un desierto
con su cubito de plata
y un rastrillo perfecto.

El niņo desconsolado
miraba por todos los lados
y no lograba encontrar
arena para jugar.