Nadie es perfecto


Nadie es perfecto,
pero, realmente, nadie
quiere ser nadie