etrás, escuetamente, una dirección.

Mi corazón se inflama de amor y gratitud por la certeza de que mi anhelo de ver de nuevo a mi maestro se cumplirá.

< inicio
envía este cuento a un amigo o amiga