oy a pedirme un taxi. Junto al teléfono, envuelto en un papel de regalo de fealdad inenarrable un pequeño paquete con un escueto y estándar "Felicidades".

No lo abro.

Compruebo que llevo dinero en el bolso y salgo.

< anterior
siguiente >