l fin la 373.

Abro despacio la puerta conteniendo a duras penas los latidos y el aliento, y como un furtivo me adentro sigilosa en la habitación.
< anterior
siguiente >