apping.
Concursos que no entiendo, películas ya empezadas, monólogos, disputas corales. Miro con aturdimiento y como alelada paso media hora sin pensar en nada, y sobre todo, sin sentir nada. Pero la ruleta del recuerdo premia tozudamente al mismo número y sin poder evitarlo me llega el aroma de Santiago de Compostela, callejas y bares de centollo y riveiro. Vacaciones con Martín. Vacaciones desoladas luchando por sacar a flote una relación desarbolada y hundida sin remedio.

Tristeza, sí, pero también la lacerante humillación de no ser capaz de despertar en él ni una gota de cariño, ni un resquicio de pasión. Vestidos, perfumes, palabras, cuentos, planes y proyectos, ilusiones de ilusionista, fracaso de indiferencia, apatía y frialdad.
Anuncios.

< anterior
siguiente >