Canto sobre el Mahamudra
de Shawaripa a Maitripa 

                   LA VISIÓN 

 

El samsara y el nirvana están indiferenciados,
Tanto como el agua y las olas.
El Buda y los seres están indiferenciados.
Tanto como un pez impactado por un mantram (que lo vuelve virtuoso).

La naturaleza de la mente es única, no obstante toda clase de apariencias (ahí surgen),
Igual que el cristal que (por diferentes) circunstancias, cambia de color.
(En nuestra mente) las diferentes cosas que aparecen realmente son nuestra propia mente.
Igual que la totalidad del agua del océano tiene el sabor de la sal.

Si abandonamos las cosas reales, o imaginarias, entonces llegamos a la mente original.
Del mismo modo que, después de que un pájaro haya atravesado el espacio de cielo (no quedan huellas).

Igual que mil años de espesa oscuridad
Pueden ser disipados sólo con una lámpara pequeñita,
(Así), el espesor de la cólera, del apego y de la oscuridad del samsara
Es pacificado instantáneamente
Cuando se realiza la naturaleza de la mente.

Juntando por el yoga medios hábiles y sabiduría,
Se pacifican los sufrimientos de las olas de pensamientos del samsara.
Igual que una joya, colocada en agua pura o agua límpida
(No cambia),
(La mente permanece) omnipresente
Omnipenetrante, sin forma, sin ida ni venida.

Desde que la realización del Mahamudra nace,
(Uno reconoce que) la mente es semejante al espacio
Vasto y omnipenetrante.
Como el cielo, claro y sin pensamientos discursivos,
Por más que haya apariencias, éstas son sin sustancia,
Tanto como el reflejo de la luna en el agua.
Tanto como un arcoiris, claro pero inasible
Semejante a la felicidad de un joven, imposible de expresar.

Localizado en ninguna dirección, libre de todo límite
Desnudo de orientación, inodoro y sin mancha
Como si uno eligiese una bola de cristal,
No le encontraría mancha.
La mente sin esperanza ni temor es semejante a un león.

La mente de la gran felicidad es como un río ininterrumpido.
(Esta mente) es parecida a la luz del sol y de la luna
Que irradian de forma imparcial.
¡Qué maravilla! Es fantástico que esto sea espontáneo.
Naljorpa, ¡deja la mente en su estado natural!.

En éste estado, no trames ningún artificio.
Este estado sin artificio es el Dharmakaya.
Por causa de producir artificios, no verás la vía de los Nobles.
Por consiguiente, deja el elefante de tu mente
Pasearse libremente (sin contradecirlo).

Si tu sabes hacer eso, es el corazón, la unión con el estado natural;
Sin tener que practicar, se obtiene el fruto del Buda;
Sin hacer lo que fuere, se resuelven las cosas difíciles;
Sin practicar, se obtienen los resultados.

Sin meditar, se obtiene el fruto del sentido;
Los tres devenires están libres desde siempre;
Aquí, uno no tiene necesidad de detener o de realizar nada.