EL VOTO DE BODHISATTVA


En líneas generales podemos decir que hay dos aspectos dentro del voto de Bodhisattva. El primer aspecto es el deseo (motivación), la intención, o aspiración de un bodhisattva. El segundo es la aplicación de esa intención o motivación. La Aplicación del deseo significa actualizar, o poner la aspiración en la acción. El Voto de Bodhisattva debe tomarse después del Voto de Refugio.


La Aspiración del Voto de Bodhisattva


En primer lugar aparece el aspecto del deseo o aspiración. Esto significa que dirigimos nuestras mentes hacia una meta, hacia un blanco. ¿Qué significa ésto? Quiere decir que dirigimos nuestras mentes hacia todos los seres que ocupan0000 el espacio en una gran variedad de formas de existencias en todos los mundos y planetas. ¿Qué caracteriza a un ser viviente? El tener una mente. Su modo de existencia se caracteriza por el sufrimiento, hecho debido a que la mente está profundamente arraigada en la ignorancia fundamental. Una mente marcada por la ignorancia fundamental no produce nada más que emociones perturbadoras. Bajo estas influencias, inevitablemente, nuestras actuaciones aumentan el karma. Las semillas kármicas cuando maduran producen el sufrimiento. Es este sufrimiento el que está causando y produce los diferentes tipos de existencias. El proceso se genera vida tras vida y forma el ciclo de existencias. Preocupándonos por todos los seres, sus condiciones de existencia y su sufrimiento, desarrollaremos una compasión auténtica.

                                                             


El desarrollo del Deseo de Liberar a Todos los Seres


Teniendo presente el sufrimiento que todos los seres experimentan, necesitamos practicar una actitud. Esta actitud mental es un profundo deseo que debemos desarrollar honestamente. Este deseo es que todos los seres estén completamente y permanentemente libres del sufrimiento. Enfrentándose al sufrimiento de todos los seres, uno se anima a sí mismo a desarrollar el estado de mente conocido como bodhicitta. Para comprender este deseo, es decir, para liberar a los seres del sufrimiento definitivamente, uno tiene que trabajar sobre sí mismo y liberarse de su sufrimiento y confusión. Después, uno puede adquirir la verdadera capacidad para ayudar a otros y liberarlos. Esta capacidad es el despertar completo y perfecto; es el estado de Budeidad. Es una autentica capacidad para beneficiar a otros de una manera espontánea. Para lograr esta mente despierta, uno necesita haber creado la causa firmemente en él.

                                                                  


La Mente Despierta


El desarrollo de bodhicitta, o la aspiración de iluminarse, es la causa del despertar. El desarrollo de esta aspiración forma una semilla en la mente que madurará dando lugar a la iluminación. Para formalizar nuestro compromiso, realizamos el Voto de Bodhisattva. Con la toma del Voto, continuamos actualizando esta actitud en la mente, y realizamos espiritualmente. De vida en vida, iremos incrementando la capacidad de lograr el beneficio de otros. Finalmente, comprenderemos el último fruto que es el completo y perfecto despertar, el estado de Budeidad. Entonces beneficiaremos espontáneamente a todos los seres. Conceptualmente puede ser largo, pero se produce de una manera completamente espontánea sin ningún obstáculo. Así como el sol brilla en el cielo e ilumina todo, la actividad del Buda, naturalmente, beneficiará a otros. Es lo que se conoce como el fruto del despertar, un completo y perfecto despertar se adquiere desarrollando la bodhicitta.
Por consiguiente, estos son los dos puntos de vista, los dos puntos de referencia del camino de la iluminación: el propio fruto, y la semilla o causa que produce el fruto. El fruto es la capacidad genuina de beneficiar a otros. Su causa es el desarrollo de la bodhicitta, el desarrollo de la actitud para iluminarse, formalizado a través del Voto de Bodhisattva.


Cuatro Tipos de Seres


Hemos mencionado el fruto del despertar. Es realmente importante entender de qué fruto hablamos y lo que significa estar despierto. Un Buda tiene la capacidad de lograr de una manera espontánea e ilimitada el beneficio de otros. Necesitamos entender lo que eso significa. Un Buda beneficia a otros seres espontáneamente a través de cuatro niveles de actividad que se corresponden con cuatro tipos de seres. Espontáneamente, la actividad de un Buda habilita a seres, que están totalmente encarcelados en el samsara y en su sufrimiento, para tener la oportunidad de liberarse. Éste es sobre todo el caso de los seres atrapados en el sufrimiento de los reinos más bajos. Un Buda tiene la capacidad de transportarlos a un renacimiento en el que pueden experimentar la felicidad relativa.


El segundo y tercer nivel de actividad conciernen a los seres que ya están en el Camino de la práctica espiritual. Estos seres son los Arhats, y los Pratyekabuddhas ( están en el Camino pero los niveles de realización alcanzados no se corresponden todavía con la total iluminación.) En este caso la actividad de un Buda toma la forma de estímulo y apoyo para que estos seres puedan liberarse completamente del samsara.


Tomemos por ejemplo a los Arhats. Su práctica los llevará a la realización del Pequeño Vehículo (Hinayana); igualmente los Budas pueden ayudarles a que logren la plena iluminación. Los Arhats son aquellos que ya han establecido una paz interna en la mente. Residen totalmente en este estado pacífico. Este logro de paz interna es el fruto del camino de la liberación individual, el grado de iluminación de un Arhat. La actividad de un Buda puede influir en un arhat para que avance hacia el completo despertar en lugar de permanecer en esta paz. La actividad de un Buda puede agitar, eficazmente, a un arhat fuera de su estado de serenidad y paz, de su samadhi o absorción meditativa. Los Buddhas exhortan a los arhats para perseverar en su empeño hacia el completo despertar. Lo mismo se aplica a los Pratyekabuddhas.

La actividad de un Buda también beneficia a un cuarto tipo de seres. Son los practicantes que están en los niveles más altos del Camino de Bodhisattva, es decir, el octavo o el noveno nivel. Estos Bodhisattvas son animados y ayudados por la actividad de un Buda a continuar en sus esfuerzos, a perseverar, hasta que alcancen el total despertar.

Así, podemos ver lo inmensa que es la actividad despierta de un Buda. Su esfera abarca al mismo tiempo, a seres que están completamente atrapados en el samsara, seres que ya están en el Camino de la práctica, así como seres que ya han logrado varios niveles en el Camino. Para abreviar, esta actividad beneficia a todos los tipos de seres, en todos los niveles del Camino. Así, es importante que entendamos la causa inicial que precipita esta actividad espontánea e ilimitada. Es esta promesa, este compromiso, y este juramento de practicar para ayudar y beneficiar a otros. El Voto de Bodhisattva nos permite tener este resultado espontáneo e ilimitado.

                                                                 


Poniendo la Aspiración de la Iluminación en la acción

Para actualizar esta aspiración de iluminarnos y este deseo, tenemos que comprometernos en la práctica de los seis paramitas, las seis cualidades de la iluminación. Estas son: generosidad, ética, paciencia, perseverancia, meditación, y sabiduría-discernimiento. Un Buda es alguien que ha traído consigo estas seis cualidades para perfeccionarlas y madurarlas. Practicando estas cualidades, se puede realizar el completo despertar. Los Budas practicaron y actualizaron estas cualidades, las perfeccionaron y así alcanzaron la iluminación. Ellos han pasado por numerosas existencias con el deseo arraigado de ayudar a otros, sinceramente. Como resultado, florecieron las cualidades de su iluminación. Nosotros debemos seguir su ejemplo y cuando tomamos el voto de Bodhisattva, debemos pensar: "Como los Buddhas del pasado, del presente y del futuro, adopto el Camino de practicar las seis cualidades de la iluminación, los seis paramitas, yo también seguiré este Camino".



La Disciplina del Voto de Bodhisattva


Nosotros podemos activar y llevar a cabo el Voto de Bodhisattva en el contexto de tres tipos de disciplina. Primero, reducimos nuestras acciones negativas que causan sufrimiento. Segundo, aumentamos las acciones positivas que generan resultados positivos para nosotros y para otros. Y en tercer lugar, nos comportamos y actuamos con el deseo de beneficiar a otros.

Con el propósito de mantener y llevar a cabo el Voto de Bodhisattva, tenemos que entrenarnos. Los métodos están claramente explicados en "La joya ornamental de la liberación" de Gampopa. Si nos entrenamos totalmente en estos métodos, construiremos una base poderosa para el desarrollo de las virtudes y de todo lo que es positivo. El desarrollo es automático cuando el Voto no está roto. Incluso cuando dormimos e incluso cuando la mente no está atenta, estos beneficios positivos continúan desarrollándose. Por esto se dice que el Voto de Bodhisattva es como una tierra fecunda para el desarrollo de la virtud.