Para Edurne

Dice La Maestra que es más importante lo que se siente de una persona que lo que se piensa de ella. De Edurne me ha quedado sobre todo la sensación de cómo era, y cuando la recuerdo me brota una sonrisa.

No la conocí en profundidad, aunque me hubiera gustado mucho que me contara su vida. No por conocer aventuras fantásticas o cotilleos, sino porque me faltan referencias de personas, especialmente mujeres, que como ella, han descubierto su espiritualidad y la han vivido de una forma autentica, desinteresada y valiente, integrándola en su vida. En el curso-retiro de diciembre me dejó un libro que me encantó, titulado “Mujeres de sabiduría”. Son mujeres tibetanas que han alcanzado el Total Despertar. Me produce una gran emoción saber que ella también lo ha logrado.

Esta sensación, esta esencia que me ha dejado, forman junto a mi Maestra (que fue también la suya), un referente vivo, y muy importante en mi vida. Ójala pueda contar con muchos más en el futuro.

OM MANI PADME HU
NG